Eligiendo Como Sentirse

A lo largo de mi experiencia siempre me ha guiado cuidar a mis pacientes, calmarles en su malestar y enseñarles a retomar las riendas de su vida, para que vuelvan a sentirse seguros de ellos mismos y tranquilos.

Sesiones de Hipnosis

  • Usted tiene el poder de pensar lo que se le ocurra. Si se le ocurre algo de improviso (algo que usted eligió poner en su cabeza), aún tiene el poder de hacerlo desaparecer y por tanto, usted sigue controlando su universo mental.

  • Un sentimiento es una reacción física a un pensamiento. Si usted llora, si se enoja, si se sonroja, o le late más fuerte el corazón, o le sucede cualquiera de las posibles reacciones emocionales de la interminable lista de posibilidades, significa que primero recibió una señal desde el centro de su pensamiento.

  • Entonces, si los sentimientos y sensaciones provienen del pensamiento, se pueden controlar los sentimientos elaborando los pensamientos que los precedieron. Es decir, nosotros creemos que son las cosas, o las demás personas los que nos perturban emocionalmente, pero esto no es correcto. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestra perturbación (felicidad – infelicidad, enojo, tristeza, alegría, etc), porque son nuestros pensamientos respecto a las cosas o situaciones, o personas que hay en nuestras vidas lo que nos hace felices o no.

  • Para llegar a ser una persona sana y libre hay que aprender a pensar de forma diferente.

  • Al modificar sus pensamientos, entonces surgen nuevos sentimientos, y usted habrá dado el primer paso hacia su libertad personal.

  • Hacerse cargo de sí mismo empieza con tener conciencia de sí mismo. Hay que poner atención cuando diga cosas como “Me ofendes”, “me enojas”. Hay que detenerse y pensar en lo que usted está haciendo en ese momento para reaccionar de esa manera.

  • El nuevo pensamiento requiere ser conciente de sus viejos pensamientos, y hay que practicar y elaborar.

  • Un pensamiento se convierte en un hábito y en una opción cuando usted lo elabora, no funciona el probar hacerlo una vez y luego se toma de pretexto la falta de experiencia, o el fallar inicialmente para dejar de hacerlo.

  • El hacerse cargo de uno mismo implica un esfuerzo más grande que el que significa simplemente especular con ideas nuevas; implica la determinación, la decisión de ser feliz y de destruir todos y cada uno de los pensamientos que te producen infelicidad.

  • Para usar tu mente activamente lo que hay que hacer es ver cuáles son las personas y las cosas que te crean conflicto, y decidir cuáles son los esfuerzos mentales que harán que estos mismos hechos y estas mismas personas actúen positivamente para uno.

  • Por ejemplo: en un restaurante, si usted se molesta porque el servicio es pésimo, debe pensar primero porqué no debe escoger molestarse porque algo o alguien no funciona como usted quiere. Usted vale demasiado para dejarse perturbar por otra persona. Piense en cuál estrategia puede usar para cambiar el momento, pero no deje que la situación lo perturbe. Haga que su cabeza trabaje a favor suyo, y poco a poco irá adquiriendo la costumbre de no molestarse cuando las cosas vayan mal.

  • Hemos crecido y nos hemos desarrollado en un ambiente cultural que nos ha enseñado que no somos responsable de nuestros sentimientos y sensaciones. Hemos aprendido una cantidad de dichos para defendernos del hecho de que somos nosotros los que controlamos nuestros sentimientos. A continuación viene una lista de frases que todos hemos usado una y otra vez. Una vez que la lea examine los mensajes que envían estas frases.

    • “Me ofendes”
    • “Me haces sentir mal”
    • “No puedo evitar sentir lo que siento”
    • “Simplemente estoy muy enojado/a, no te puedo explicar porqué”
    • “Esa persona me enferma”
    • “Me avergüenzas”
    • “Tengo miedo a la soledad”
    • “Me haces hacer el ridículo en público”

  • Esta lista podría seguir interminablemente. Cada frase contiene dentro de sí misma un mensaje que dice que usted no es responsable de lo que siente. Ahora se escribe la lista correctamente, es decir, de manera que refleje que es usted quien controla lo que siente y que sus sentimientos y sensaciones provienen de los pensamientos que usted tiene respecto a cualquier cosa.

    • “Me ofendí por las cosas que me dije a mí mismo/a respecto a cómo reaccionó usted ante mí”
    • “Me hice sentir mal”
    • “Puedo evitar sentir lo que siento pero he decido estar enojado/a”
    • “He decidido sentirme enojado/a porque generalmente puedo manipular a los demás con mi enojo puesto que los demás piensan que yo los controlo”
    • “Yo me enfermo a mí mismo/a”
    • “Yo me avergüenzo de mí mismo/a cuando hago el ridículo”
    • “Yo hago el tonto por tomar más en serio las opiniones de los demás respecto a mí mismo/a que las mías propias”

  • El mensaje es muy claro, usted es el responsable de lo que siente, siente lo que piensa, y puede aprender a pensar diferente sobre cualquier cosa si decide hacerlo. Pregúntese a usted mismo si vale la pena, si le compensa ser infeliz, estar deprimido o sentirse herido u ofendido. Entonces examine, profundamente, el tipo de pensamientos que lo están llevando a esos sentimientos perturbadores.

  • No es fácil cambiar de modo de pensar, pero es posible hacerlo, es necesario trabajar mucho para poder deshacerse de los hábitos de pensamiento que usted ha asimilado hasta ahora. Ha empleado miles de horas de refuerzo en pensamientos que le dicen que las causas de sus sentimientos son causas externas, ahora sabe que no es así, las causas de sus sentimientos son creadas por usted, pues bien, tiene que emplear miles de horas en pensamientos nuevos, pensamientos que asumen la responsabilidad de sus propios sentimientos

  • Cuando considere su potencial para escoger la felicidad, tenga presente la palabra inmovilización como el indicador de las emociones negativas de su vida. Puede que usted crea que a veces vale la pena sentir rabia, hostilidad, timidez u otros sentimientos por el estilo, y por esa razón quiere seguir aferrado a ellos. La medida en que estos sentimientos lo inmovilizan (afectivamente hablando, que le impidan tener paz, sentirse bien, ser feliz), esta debe ser la alarma que le sirva de guía

  • Una de las maneras de combatir la inmovilización, por pequeña que sea, es aprendiendo a vivir en el momento presente. En realidad no existe otro momento que nadie pueda vivir. El ahora es todo lo que hay, y el futuro es simplemente otro momento para ser vivido cuando llegue. Una cosa es segura: usted no puede vivirlo hasta que aparezca realmente.

  • Hacerse cargo de uno mismo a nivel emocional se parece a cuando usted estaba aprendiendo a manejar, había tres pedales y usted solo tiene dos pies, ¿cómo hacerlo?, lo primero fue hacer conciencia de lo que estaba haciendo en ese momento, y al cabo de mil pruebas, equivocaciones y mucho esfuerzo llega el día en que sale manejando como si nada, ¿cómo lo consiguió? Con dificultad, pensar en el presente, mucho recordar, practicando y con trabajo y esfuerzo.

  • Sabemos regular nuestra mente cuando se trata de realizar trabajos físicos, tales como enseñar a pies y manos a que coordinen sus esfuerzos para manejar un automóvil. El proceso es menos conocido pero funciona igual en el universo emocional. Tal vez cuesta creerlo, esto nos lleva al ejemplo de aprender a manejar, ¿cuándo pudiste hacerlo?, al practicar y trabajar mucho en ello. Un pensamiento se convierte en una certidumbre cuando se elabora, cuando se practica una y otra y otra vez.

  • El hacerse cargo de uno mismo implica un esfuerzo más grande que el simplemente especular con ideas nuevas. Implica determinación, la decisión de ser feliz y de cuestionar y destruir todos y cada uno de los pensamientos que producen infelicidad.

  • Hay una necesidad intrínseca en los seres humanos y es la necesidad de crecimiento y desarrollo. Esta motivación implica usar nuestra energía vital para alcanzar una mayor felicidad. Uno de los pilares importantes del crecimiento y desarrollo es el dominio de uno mismo en todos los momentos presentes de nuestra vida. Tener dominio de uno mismo significa que uno es el que decide su destino; que uno escoge lo que el mundo será para uno mismo.

  • A fin de lograr plenamente este tipo de realización personal hay que repetirse hasta el cansancio que su mente le pertenece y que usted es capaz de controlar sus propios sentimientos, usted puede escoger lo que más le convenga, y sus momentos presentes so suyos para que usted los disfrute, esto es estar a cargo de sí mismo.